sábado, 10 de septiembre de 2016

- Capítulo 12 - 2º Parte.

Buscando una solución... 


La chica desastre de los vestidos de verano que siempre tenía hambre y a pesar de ello nunca engordaba un gramo, la de tez blanquita y ojos brillantes, azules como el mar, la que cuando lloraba me giraba la cara para que yo no la pudiese ver, tapándose la cara con las manos y ese brillante pelo rojo, en ese momento me parecía una "chica dura" tan dulce que me entraban unas terribles ganas de abrazarla hasta ser sólo uno. 


La vi pisar charcos abrigada hasta las cejas, cogiéndome de la mano y llevándome a todos los escaparates para mirar las luces de Navidad, la vi en bikini en una playa apartada sólo para nosotros, la vi insultarme como si estuviera poseída y susurrarme a grito limpio que no la dejara nunca, la vi llorar hundida en la miseria y la vi en la más alta de las cimas reír a carcajadas. La vi decir locuras y poner calma, la vi leer en silencio y cantar (fatal) a gritos Marea.Y en todas y cada una de esas escenas era preciosa.

La chica desastre del vestido negro y los botines verdes oscuros, la que me mordía el abdomen con esperanzas -reales, llegué a creer- de dejarme señal para siempre.
La chica desastre,
la que siempre olía a coco,
la chica inmadura más madura del mundo,
la que igual me sacaba el argumento más consistente
que ponía morros y me miraba
entrecerrando los ojos con fingida maldad.


La que hizo hueco en sus ojos para mis escritos,
la de la pasión desbordada,
 la que me besaba casi tan bonito como me mordía.
Simplemente ella, el desastre petirrojo que me volvía loco.


***


Los rayos del sol golpeaban mi cara.
"Mierda, maldita tonta, no me ha despertado"  - Alcé mi cabeza buscándola, estaba dormida apoyada contra la pared, agotada. Mi padre hacia la guardia. Nos había dejado dormir. 


- Vello durmiente, al fin despiertas... - Rió mi padre con una sonrisa de oreja a oreja.


Gruñí, me incorporé, frote mis ojos y me acerque hacia el.


Le di las gracias por todo, por ser fuerte y tener fé en mi. Le conté lo que pasó con Marta, se lo supuso, lo tenía asimilado, pero me sorprendió su respuesta.


-Ahora es tiempo de luchar, sobrevivir y aguantar el dolor, cuando estemos a salvo habrá tiempo de lamentarse, mientras luchemos y mantengamos la cabeza fria. - Dijo mientras yo asentía y le abrazaba.


-Tenemos que trazar un plan de escape, sencillo, rápido y efectivo. - Contesté.


- Vamos a ello. 


Desperté a Sara, buscamos un mapa y nos dispusimos a trazar una estrategia para ponernos a salvo. 

Mientras escuchábamos la radio en busca de señales de vida o socorro.


____________________________________________

Doy las gracias a todas aquellas personas que me seguís desde hace tanto tiempo. Que me saludais por la calle y me dais vuestra opinión. Contadme que os gustaría leer que esperáis de esta historia de verdad me gusta. Gracias a todos de verdad.

Besitos de StrayZombie. Para los amigos Pequeña Yordle o Pollito 😎😁